jueves, 11 de junio de 2009

Cuando las encuestas se equivocan

Ayer se inauguró nuestro blog con un artículo sobre el concepto de la sondeocracia. En los diarios de hoy el periodista Mario Wainfield escribe una interesante nota de opinión en Página 12 en la que menciona algunos aciertos y errores sobre las encuestas.

Los puntos principales de Cuentos sobre cuentas son:

Desde la reinstalación de la democracia, las encuestas han ganado terreno en la opinión pública, en el menú de los medios y en el presupuesto de los partidos.

En 1993 Javier Otaegui munía de encuestas a Mariano Grondona en su programa Hora Clave. Se venía una elección parlamentaria, en Buenos Aires el peronista Alberto Pierri era gran favorito para el mainstream de los consultores. Otaegui porfiaba que el radical Federico Storani le haría morder el polvo. Grondona lo enfrentó con varios colegas días antes del comicio, éstos le regañaron su falta de rigor, cuestionándole entre otras taras metodológicas valerse sólo de encuestas telefónicas, que subestimaban al target peronista. Otaegui se defendió a capa y espada, pero las urnas lo dejaron mal parado: Pierri superó a Storani por goleada.

En 1997, otra vez en una parlamentaria en Buenos Aires, la aliancista Graciela Fernández Meijide desafiaba a la oficialista Hilda González de Duhalde. Lo que sonaba imposible, empezó a mostrarse factible: la ascendente estrella electoral opositora primaba sobre Chiche. Pero el encuestador favorito del peronismo por entonces, Julio Aurelio, se obstinaba en negar la tendencia. Daba por hecho el triunfo de González de Duhalde.

En 2006, en la elección para la Constituyente de Misiones, primaban los consultores que consideraban favorito al oficialista local, Carlos Rovira, aliado del kirchnerismo. Una empresa poco conocida, Opinión Autenticada, vaticinó que Rovira mordería el polvo a manos del obispo Joaquín Piña. Así fue. Opinión Autenticada tuvo su rato de fama, que se le chispoteó poco tiempo después cuando, otra vez desafiando a la mayoría de sus colegas, predijo que Jorge Telerman llegaría cómodo al ballottage por la Jefatura de Gobierno porteña, relegando a Daniel Filmus. El afrancesado postulante quedó tercero y la estrella de Opinión Autenticada dejó de fulgurar.

Es poco serio dividir profesionales entre presuntos “independientes” y quienes no lo son. Las encuestas de opinión son carísimas y las consultoras no son entes filantrópicos. Son sociedades con fines de lucro, mayormente laburan si alguien les paga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios y sugerencias