domingo, 30 de agosto de 2009

Construcciones recurrentes sobre la Ley de Medios

El tratamiento político /periodístico sobre la decisión de la presidente Cristina Fernández de Kirchner de enviar al Congreso de la Nación el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se caracterizó por seguir dos líneas: las criticas de las empresas periodísticas y asociaciones empresarias y el pedido de postergación del tratamiento de la norma por parte de la oposición.

En términos generales Clarín (sobre todo) y La Nación fueron los medios de comunicación que rechazaron con mayor énfasis la iniciativa del Gobierno.


En el diario Clarin y el resto de las empresas del grupo no hubo un solo comentario positivo sobre el nuevo proyecto y construyó la idea de una ley para “controlar a los medios”: Presentan la ley para controlar a los medios (Portada del 28/08/2009); Lo que molesta es la impotencia para controlar y manipular a los medios (Editorial del 28/08/2009) ; Ley de control de medios: ADEPA pide un debate "amplio y desapasionado"(Portada del 30/08/2009), Una proyecto arbitrario que no tiene ningún antecedente en el mundo (Opinión del 30/08/2009), etc.

En cambio en La Nación lo más critico hacia el proyecto llegó con la nota del periodista Joaquín Morales Solá titulada El periodismo, una presencia maldita (Portada del 28/08/2009) . Ahí el conductor del programa Desde el llano dijo del proyecto: “Esa radicalización del matrimonio presidencial, que ya se había expresado en los últimos tiempos, es precisamente lo que hace inviable su proyecto de ley de radiodifusión. (…). Un solo artículo del proyecto inicial muestra la verdadera intención del Gobierno: estipula que los canales de televisión y las radios deberán someter sus licencias a una revisión del Gobierno cada dos años. Si ese artículo se conservara y fuera aprobado por el Congreso, la consecuencia es muy previsible: será el fin de la libertad del periodismo televisivo y radial”.

No obstante el diario que dirige Bartolomé Mitre pudo destacar el día viernes la opinión del subsecretario de Medios de la Universidad de Buenos Aires, Glenn Postolski, donde se destaca la importancia de “leer el proyecto” y el trabajo que se realizó para su elaboración:

“Con la sola excepción del gobierno de Juan Perón, en 1953, ningún Parlamento, hasta hoy, abordó tan cara responsabilidad, relegando las normas de radiodifusión al imperio de las dictaduras.(…) No estarán en soledad. Los acompañarán 25 años de trabajo, iniciativas y experiencias de amplios sectores religiosos, profesionales, trabajadores, empresarios, políticos y académicos. Estos recorridos ayudaron a conformar la propuesta formulada por la Coalición por una Radiodifusión Democrática en los 21 puntos de los cuales se nutre el proyecto que el Poder Ejecutivo ha enviado al Parlamento, luego de su discusión pública en 25 foros realizados en todo el país. Aquellos que nos hemos tomado el trabajo de leerla podemos afirmar que no se trata de una ley contra nadie, no es inoportuna y no surge del rencor ni de la improvisación de unos pocos”.

En otro orden la oposición (UCR, Coalición Civica y Unión -Pro) y la Iglesia coincidieron en pedir que el tratamiento del la nueva iniciativa de Ley se postergue para después del 10 de diciembre porque, a su entender, el Congreso de la Nación “no tiene legitimidad” y “se necesita pluralidad”.

El titular de la UCR, Gerardo Morales, propuso no dar quórum al debate de la iniciativa de la Casa Rosada y en sintonía con Clarín habló de control mediatico: "No tengo ninguna duda: detrás de este proyecto está la intención del gobierno por controlar a los medios", advirtió el senador jujeño, y anticipó que si bien su partido "está analizando" la actitud a adoptar, él "personalmente" no daría número para habilitar la discusión.

En declaraciones a Radio Mitre, el diputado de Unión -PRO De Narváez sostuvo que el Gobierno intenta "controlar los medios y condicionar a la opinión pública argentina".El legislador insistió además en reclamar que sea el nuevo Congreso, tras el recambio de diciembre, el que debata el proyecto .

La senadora María Eugenia Estenssoro (Coalición Civica) recordó que en el Congreso "hay diez proyectos" presentados por la oposición, y que "en los últimos seis años no se pudieron tratar" por falta de apoyo del oficialismo, según afirmó.

El titular de la Comisión de Comunicación Social del Episcopado, arzobispo Agustín Radrizzani, opinó que es “preferible” que el debate de la futura ley de radiodifusión se produzca “después del 10 de diciembre”, a fin de poder “garantizar la pluralidad de las ideas”.


En este sentido se presenta una contradicción. Los mismos actores que piden la postergación del debate son quienes suelen quejarse porque el Congreso no funciona. No se puede pedir, según los intereses, qué proyectos debe tratarse y cuáles no. Como señaló algún periodista “es como pedir que los actuales legisladores no trabajen hasta el 10 de diciembre”.

UNA VERDAD A MEDIAS
Para el Gobierno de Cristina Kirchner el actual no es ni el mejor ni el peor momento para tratar una nueva ley que modifique la antigua de radiodifusión decretada por la última dictadura militar en 1980. El mejor momento hubiese sido cuando la imagen del ex presidente Néstor Kirchner era del 70 % , el peronismo disidente no existía y los radicales k eran “casi peronistas”. El peor, por cuestion de números, podría ser luego del 10 de diciembre.

El actual es un momento regular porque el Gobierno necesita de legisladores de otros partidos para que se sancione el proyecto. Legisladores que van a garantizar que el proyecto se debata pero reclamarán que tenga modificaciones para que se apruebe.

Entre estos debemos mencionar a Claudio Lozano (CTA-Capital) que señaló que “Hay que terminar con una ley de la dictadura, pero también examinar con cuidado el proyecto oficial: pretendemos que la autoridad de aplicación sea una institución autónoma delGobierno. Nada se dice tampoco sobre licencias que este mismo Gobierno prorrogó hasta 2017".

Eduardo Macaluse (SI-Buenos Aires) también coincidió en la necesidad de debatir la norma pero rechazó la premura oficial. "Hay que hacer un debate en serio, escuchar a todos los sectores, no se puede hacer en 30 días", dijo.

2 comentarios:

  1. martín rodríguez31 de agosto de 2009, 12:06

    Muy completa la nota Fer! Es necesario que se debata en toda la sociedad el tema, no puede ser que se diga por canal 13 "la ley de medios K" y llegue sin más a miles de personas. Este proyecto circuló en foros por todo el pais y se hizo con ese aporte. Está claro que para el poder económico nunca va ser el momento apropiado para modificar la ley de la dictadura.

    ResponderEliminar
  2. Me pareció una nota muy interesante y a la que no le faltó nada para dar una visión a este tema tan recurrente en los medios estos días. Muy buena!!!

    ResponderEliminar

Comentarios y sugerencias