martes, 26 de enero de 2010

Política de La Nación criticó que Kirchner no genere rating

Aunque siga considerando al diario La Nación (más allá de no compartir su ideología) como el mejor diario para leer, debo confesar que resultaba extraño hace unos años encontrar en las primeras páginas de la sección política un artículo destinado a describir cuánto mide en rating un programa de TV.

Es de público conocimiento que luego de la sanción de la Ley de medios audiovisuales se generó una disputa entre los principales medios y el Gobierno de Cristina Kicrhner. Hoy en la página 6 de la sección política el diario La Nación publicó un artículo que lleva por título El programa de Kirchner quedó último en el rating .

El mismo hizo referencia a la audición del programa 6,7,8 que asistió Néstor Kirchner anteayer. El magazine de actualidad política es producido por PPT, la productora de Diego Gvirtz.

Dos párrafos del artículo:

“El programa marcó 2,1 puntos de rating (lo que representa una audiencia de alrededor de 230.000 personas, medida en la Capital Federal y el conurbano bonaerense). Ni la participación del ex presidente pudo sacar al programa del último lugar en su horario, que lideró el segmento de cine de Telefé, con 8,5 puntos”

“El envío de Canal 7 comparte con los otros envíos de Gvirtz su amplio archivo de imágenes y un estilo zumbón y confrontativo que le ha valido a su factótum tras cámaras un alto perfil e incontables peleas mediáticas con las figuras y ciclos que despiertan su ira o su desprecio”.

El mensaje que se lee entrelíneas es que a la gente de Capital Federal y la provincia de Buenos Aires no le interesa escuchar a Néstor Kirchner. Para eso el diario comparó la audiencia de Canal 7 nada menos que con la de Telefé que fue el líder en rating del año 2009.

Todos sabemos, en especial los que hemos cursado alguna materia como Política y planificación de la comunicación en la Universidad de Buenos Aires, que el canal del Estado / Gobierno (con sus diferentes significados) no se puede comparar con el resto de los canales en esos parámetros ya que los privados principalmente se mueven bajo una lógica comercial.

Sin embargo el diario podría haber profundizado en la crítica del contenido y diversidad de la programación del canal estatal aunque hubiese sido más convincente ubicar esa nota en el suplemento de espectáculos o cultura.




El artículo tampoco fue original al señalar que el programa es “ultraoficialista” y solo intentó esbozar una critica a los contenidos esperables para la TV pública cuando señaló sobre Canal 7: “un canal que hace rato abandonó cualquier perfil de neutralidad e imparcialidad esperable para la TV pública”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios y sugerencias