domingo, 18 de abril de 2010

El Gobierno no entiende que ya derrotó a Clarín y sigue favoreciendo a Cobos

Cuántas veces hemos señalado que el Gobierno de Cristina Kirchner ha expuesto al Grupo Clarín como ningún otro en la historia de nuestro querido país. Hace un tiempo lo dijo en un interesante análisis Jorge Fontevecchia ,CEO de Editorial Perfil: “Kirchner ya logró infligirle al Grupo Clarín una ´seria derrota´ al establecer en todos los ciudadanos que Clarín adecua su visión de la realidad a causas extraperiodísticas y extraideológicas".

Sin embargo el Gobierno, por intermedio de funcionarios y seguidores, insiste en recurrir a la publicidad negativa mediante afiches y otros recursos no propagandísticos para atacar a los periodistas. Tres hechos hicieron que esta semana la mayoría de los diarios, ADEPA, FOPEA, y la oposición repudiara nuevamente el accionar del Gobierno:

1)La pegatina en la vía pública de carteles con imágenes de periodistas que trabajan en medios del Grupo Clarín.

2)La agresión callejera a Fernando Bravo

3)La amenaza al periodista del sitio de Perfil.com

Sin dudas lo mejor al respecto lo escribió hoy Edi Zunino para el diario Perfil. En un párrafo de La épica de la cobardía afirma:

“Cualquiera puede indigestarse si se le da la gana con lo que digan Santo Biasatti, María Laura Santillán, Marcelo Bonelli, Eduardo van der Kooy, Nelson Castro, Ricardo Kirschbaum, Joaquín Morales Solá, Gustavo Sylvestre, Daniel Santoro, Ernesto Tenembaum, Marcelo Zlotogwiazda o Edgardo Alfano. Pero, al menos, no debería pasarse por alto que lo que ellos dicen lo hacen mirando a cámara, poniéndole la firma e, incluso, dejando su casilla de mail para que quien lo desee deje su comentario, por más crítico o amenazantemente anónimo que sea el mensaje. No los convertiremos aquí en héroes por eso. Claro que transformarlos por eso mismo en blancos móviles suena a demasiado. (…)Todo ese costo lo pagan Cristina y Néstor Kirchner. Nadie más que ellos, autoridades electas, promueve esos ridículos métodos de combate. Tal vez sería deseable que alguien como Estela de Carlotto llamara a sosiego y pusiera tanto énfasis en condenar estas prácticas dignas de archivo como en esclarecer de una buena vez el Caso Noble”

Lo único que logra el Gobierno es perjudicarse y que la gente se ponga a favor del atacado. Al Gobierno le cuesta entender que no es lo mismo el Grupo Clarin que Rodis Recalt, cronista de Perfil.com. Menos aún, al interior del Grupo, que no es lo mismo Nelson Castro que Joaquín Morales Solá. Y eso sucede por la ya múltiple veces analizada lógica del amigo-enemigo.
Algo similar sucede con el caso del vicepresidente Julio Cesar Cleto Cobos. Hoy tapa de Clarín y La Nación. Los dos diarios más leídos del país y marcadores de agenda permanente en radios, tv e Internet. Es claro que de fondo está como mínimo el tema de Papel Prensa pero el Gobierno sigue embistiendo y hablando del vicepresidente en cada oportunidad que puede. En forma paralela colabora para acrecentar su imagen.

Es muy extraño que funcionarios tan fuertes como el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández no se de cuenta que al único que favorecen es a Cobos. Fernández, la mayoría de las oportunidades con razón, ha sido uno de los que más ha criticado al vicepresidente. En los últimos meses lo llamó: “traidor”, “Heidi”, inquilino de Lucifer”, “jefe de una banda”, “facista”, etc.

A esta altura lo mejor que puede hacer el Gobierno es dejar que Cobos haga lo que quiera y con calma recurrir al archivo. El resto no suma.

Todo esto no tiene nada que ver con el contenido de la muy buena nueva Ley de Medios audiovisuales. Que los ataques a los periodistas hayan ocurrido en la marcha que se realizó el jueves a favor de la ley no es bueno ya que lo único que se logra es “darle de comer” a los que están contra de que cambien las reglas del sistema de medios.

domingo, 4 de abril de 2010

Para La Nación los limpiadvidrios, trapitos y encapuchados son “plagas” y “lacras”

El diario La Nación en su editorial de hoy asegura que limpiadvidrios, trapitos y encapuchados son “plagas” porteñas.
De las seis acepciones que arroja el diccionario de la Real Academia Española (RAE) sobre la palabra clave plaga, hay tres que son a las que parece referirse el diario :

1)La aparición masiva y repentina de seres vivos de la misma especie que causan graves daños a poblaciones animales o vegetales, como, respectivamente, la peste bubónica y la filoxera.

2)Una calamidad grande que aflige a un pueblo.

3)Abundancia de algo nocivo, y, por ext., de lo que no lo es.

Además al final del artículo señala que son “tres lacras de la vida cotidiana”. En este sentido desconozco si hace referencia a lacra como secuela o señal de una enfermedad o achaque; vicio físico o moral que marca a quien lo tiene o, en su defecto, como persona depravada.

También en el artículo el diario llama “hipócritas” e “intolerantes”a los legisladores que se oponen al proyecto de Mauricio Macri para modificar el código contravencional

A continuación los párrafos más duros contra limpiadvidrios, trapitos y encapuchados:

La desfachatada conducta de los "trapitos" no sólo está tarifada, sino que, además, desprecia las monedas y, en cambio, exige billetes contantes y sonantes, sería menester ponerlos en conocimiento de esas modalidades callejeras y, asimismo, notificarlos de que los desprevenidos conductores que omiten pagar tan extemporáneo tributo suelen encontrarse con sus autos rayados o, en su defecto, con los neumáticos desinflados".

“No menos peligrosa es la actividad de los limpiadores de parabrisas, quienes de manera muchas veces prepotente imponen sus pretensiones incluso a los que rechazan su "ayuda": ocurre que en ciertos parajes de la ciudad, los supuestos limpiavidrios suelen ser la vanguardia de la comisión de arrebatos por sorpresa o a mano armada”.

“En cuanto a los piqueteros encapuchados, el derecho de manifestarse libremente está garantizado por la Constitución nacional, es cierto, pero con la razonable reserva de que no debe vulnerar derechos ajenos. La intimidante apariencia de esos manifestantes amedrenta y, sobre la base de la pura prepotencia, fuerza las clausuras frecuentes y extemporáneas de la vía publica, llevadas a cabo en contra de la voluntad mayoritaria de la población”.

“La oposición legislativa parecería dispuesta a llegar al extremo de rehuir el diálogo democrático, padre de la convivencia social, y estar dispuesta a apelar a la acusación careciente de fundamentos dictados por el sentido común. Elude la búsqueda del consenso y opta por una parcializada argumentación, que, salta a la vista, no se condice con la realidad, puesto que sin avergonzarse ampara a tres lacras de la vida cotidiana en la ciudad de Buenos Aires”.

Jefe de Prensa de De Narváez vs Durán Barba

Mariano Mohadeb, Jefe de prensa de Francisco De Narváez, criticó duramente al consultor político ecuatoriano Jaime Durán Barba en una columna de opinión que publicó hoy el diario Perfil bajo el título de ¿En nombre de quién habla?

La nota de Mohadeb es en respuesta a una columna que escribió Jaime Durán Barba para el mismo medio el domingo pasado. La misma llevó por título Ahora, De Narváez se equivoca y básicamente la idea de la misma era decir que el Colorado no podía ser candidato a presidente por su condición de colombiano.

Es interesante leer la nota de Durán Barba porque en los primeros párrafos donde describe el éxito de la campaña de junio (de la que él fue parte) habla de De Narváez como Francisco pero a la hora de la critica recurre al apellido del colorado.

Es triste observar que por buscar una candidatura inconstitucional e imposible, De Narváez esté destrozando todo lo que consiguió para posicionarse como un líder identificado con el futuro del país y del continente”, dice Durán Barba en uno de lo párrafos.

Más tarde el consultor ecuatoriano advierte: “Si continúa por ese camino, cuando las instancias legales dictaminen lo obvio, tendrá que volver a la provincia de Buenos Aires para competir por una candidatura a gobernador, dentro del Partido Justicialista. Intentará encabezar a quienes el General llamaba “cabecitas negras” pero se ve desde lejos que hay otros dirigentes peronistas que encarnan mucho mejor ese perfil”.

Mariano Mohadeb, en la nota de hoy, afirma del consultor político ecuatoriano:

“No es reconocido ni como tratadista ni como jurista, de modo que sus interpretaciones respecto de la Constitución argentina y la actitud que puedan llegar a tener los magistrados de nuestro país tienen la misma validez que los dichos de cualquier otra persona. Es más, resulta altamente probable que muchos sepan más que él de la política de nuestra Patria, por propia experiencia ciudadana, sin que esto implique desconocer los saberes académicos y empíricos del consultor”.
“Durán Barba evidencia un importante grado de desconocimiento, soberbia y narcisismo, propio de quienes convierten sus conjeturas en verdades absolutas, irreprochables e incontrastables. Sus últimas afirmaciones (…) se asemejan más a las de un militante o dirigente de un determinado espacio político que a las palabras de un asesor en comunicación estratégica”.

No se entiende por qué teme que De Narváez sea “candidato” a presidente. Tal vez, Durán Barba actúa como portavoz de quienes, mediante un doble discurso, dicen: “De Narváez no puede ser candidato”, cuando lo que quieren decir, en verdad, es: “¡Cuidado, que si es candidato nos gana!”.

En diversas apariciones mediáticas, el señor Jaime Durán Barba pretendió atribuirse méritos del último resultado electoral en la Argentina, sin tener siquiera la modestia de saber que un consultor sólo es un consejero (y en su caso, nunca fue el único, ni el primero, ni el último).(…) Sería bueno que cuando un consultor contratado se dirige a la opinión pública en general sincere desde qué lugar lo hace, a los efectos de no engañar a quienes no están advertidos y creen que se trata de las palabras de un experto imparcial o independiente” .

“No corresponde que un consultor critique a un dirigente simplemente porque no les ha prestado importancia a sus sugerencias. Tampoco corresponde que revele tácticas o estrategias (actuales o pasadas) de las que es o fue en alguna medida partícipe en ámbitos más reservados. No voy a extenderme aquí en el consabido respeto a ciertas normas de confidencialidad cuando se asesora a alguien en cualquier materia. Se trata de un bien preciado que siempre debe imponerse por sobre todas las cosas, al momento de las eventuales referencias que los consultores puedan hacer sobre sus clientes, algo que el señor Jaime Durán Barba parece haber olvidado u omitido adrede”.

jueves, 1 de abril de 2010

Para las encuestas online la gente no quiere trapitos, limpiavidrios ni encapuchados

Cada tanto me gusta mirar las encuestas de los medios de noticias online más visitados en argentina. Esta semana Lanacion.com, Clarin.com e infobae.com le preguntaron a sus lectores si apoyaban las medidas del Gobierno de la Ciudad de prohibir que los manifestantes usen capuchas y la actividad de trapitos y limpiavidrios.

Infobae preguntó: ¿Apoya usted que se prohíban los trapitos y los encapuchados?
El 97% votó por el Sí y el 3 % por el No.
El Sí sumó 11.880 votos y el No 238 votos

La Nación preguntó: ¿Qué le parece el proyecto del gobierno porteño para endurecer el código contravencional?
Sobre 8607 votos, el 89,75 % votó “acertado”´; el 2,01% “cuestionable”; el 1,48% “exagerado”, y el 6,76% “desacertado”.


Clarín preguntó: ¿Está de acuerdo con prohibir los trapitos, limpiavidrios y encapuchados?
Sobre 16.928 votos, el 90,2% votó Sí y el 9,8% votó No.
El Sí sumó 15.235 votos, contra 1692 del No

En resumen en todos los casos, los resultados fueron altamente positivos para el Gobierno de Mauricio Macri, con porcentajes de adhesión del 90 por ciento.


Entre los tres sitios se registraron un total de 37.415 votos