domingo, 4 de julio de 2010

La falta de sombrero negro y el "todos sabemos comunicar" crece en los Gobiernos

Porque pocos están dispuesto a decir que no o porque hay un exceso de asesores partidarios en los más de 10 años que me ha tocado participar en comunicación política he encontrado que suele predominar ,especialmente en comités de campañas y en las organizaciones, la insuficiencia de sombrero negro y el “todos sabemos” de comunicación.


En esa dirección hace un tiempo escribí el artículo Plagio: sombrero negro y Approbo para Das Neves. En el mismo señalaba que “el candidato siempre tiene un círculo íntimo (generalmente integrado por sus secretarios, jefe de campaña, familiares, etc.) que más allá de los especialistas contratados son a los que el político termina escuchando”. En ese sentido decía que “es importante que alguno de ellos, a partir de entonces, se coloque el sombrero negro”. El mismo es uno de los seis que integran el método atribuido al doctor Edward de Bono en su libro Seis sombreros para pensar.

En ese método, que es muy utilizado en la publicidad para diseñar diferentes piezas, el Sombrero negro tiene que ver con enjuiciamientos negativos y quién lo usa debe señalar lo que está mal y los motivos por lo que determinada pieza no puede funcionar en la campaña. Debe identificar peligros, riesgos y elementos negativos.

Durante mi trabajo en el Senado de la Nación, Ministerio del Interior, Yacimientos Carboníferos de Río Turbio, Cámara de Diputados de la Nación, campañas municipales y provinciales recuerdo siempre la carencia de asesores encargados de “identificar peligros, riesgos y elementos negativos”. Además son pocos los que logran comprender la importancia de alejarse del objeto de estudio y tienden a personalizar las criticas.

Casi en forma paralela hay una tendencia que se ha ido incrementando en la política argentina en que los candidatos “no descansan” en los especialistas y “socializan” todos los temas referidos a la comunicación. Lo último no quiere decir que no se debe testear la importancia de una pieza pero para ello existen otros métodos como los focus group con personas ajenas al círculo.

Hace unos meses participé de un Workshop en comunicación en la Universidad Austral y la experta Marcela Goldín lo mencionó cuando empezaba su exposición: “Hay una tendencia permanente en los clientes y es que todos creen que saben comunicar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios y sugerencias