martes, 21 de septiembre de 2010

La Iglesia se ocupa de la comunicación

Dos notas en La Nación, una del domingo y otra del lunes, hacen referencia a la preocupación de la Iglesia con respecto a la comunicación y las modalidades del decir.
En primer lugar, un director del Opus Dei Británico creó un task force de oradores preparados para responder a los ataques contra la Iglesia Católica y su máximo líder, Benedicto XVI. La medida fue tomada sobre todo después del estallido del escándalo por abusos de chicos.
 
“Es esto lo que han creado Jack Valero y Austin Ivereigh con Voces Católicas, un equipo de 20 personas laicas, de entre 20 y 40 años, que después de haberse preparado durante meses, ahora está a disposición de la prensa, para explicar y defender, con fundamentos, la posición de un católico normal y participar de los innumerables debates sobre el tema que se están dando en estos días. Se trata de speakers laicos, que son estudiantes universitarios, docentes o profesionales”, explica el artículo del domingo.

Los integrantes de Voces Católicas realizaron un media training donde aprendieron a responder preguntas y a manejarse en una entrevista ante micrófonos y cámaras de modo convincente. Los temas para los que se entrenaron van desde la prohibición del uso del preservativo hasta el escándalo de los abusos sexuales. La política de comunicación elegida es “ser positivos ante los medios”.

EN ARGENTINA
Más preocupados por las modalidades del decir del Gobierno nacional se manifestó la Comisión de Pastoral Social.

Fue el obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, el que opinó sobre el estilo discursivo del kirchnerismo: "Cuando priman intereses particulares sobre el bien común o cuando el afán de dominio se impone por encima del diálogo y la justicia, se menoscaba la dignidad de las personas e indefectiblemente crece la pobreza en sus diversas manifestaciones (…) La iglesia pidió evitar el estilo de confrontación permanente que se muestra desde el Gobierno”, señala el artículo del lunes de La Nación.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Noticias y Verbitsky coinciden en que 678 es propaganda

En su último número, la Revista Noticias  le dedica la tapa a Diego Gvirtz  y a analizar el programa 678 que se emite por la TV pública.
El número incluye una nota al periodista Horacio Verbitsky. Lo interesante es que, tanto la opositora revista Noticias como el oficialista Verbitsky, coinciden en definir al programa como un espacio de propaganda K que es un éxito.

Es en la página 33 que Verbistky afirma que lo que hace 678 “no es periodismo sino propaganda” y agrega que “es legitima” porque hay un contexto en el que “se necesita equilibrar la balanza con Clarin.  

Noticias va a reconocer en la página 92 el éxito del programa de la productora PPT cuando sentencia que 678 “está logrando pelear la guerra informativa al multimedios”.   
“Con su estilo irreverente y a cambio de cuantiosos flujos de fondos públicos, le aportó a la comunicación K lo que no obtuvo ningún Gobierno anterior:status cool, con repercusión instantánea.Hasta ahora la propaganda oficial había sido aburrida, acartonada y poco marketinera. Gvirtz, en cambio, logró imprimir eficacia y dinamismo en el relato, al punto de que el Gobierno-con un programa militante como 678 en Canal 7 y dos ciclos alineados tras el oficialismo como Duro de Domar  y TVR, está logrando pelar la guerra informativa al multimedios”, dice el semanario político.   

La diferencia entre Noticias y el periodista está en que para el medio la propaganda es exitosa pero ilegitima.  
 
PORQUÉ ESTA BIEN LA DEFINICIÓN DE PROPAGANDA  
Esta muy bien que se defina a 678 como un programa de propaganda política si coincidimos que la propaganda es una forma intencional y sistemática de persuasión con fines ideológicos, políticos o comerciales, con el intento de influir en las emociones, actitudes, opiniones y acciones de los grupos de destinatarios específicos a través de la transmisión controlada de información parcial (que puede o no basarse en hechos) a través de los medios de comunicación masiva y directa.
 
Lo que se debería cuestionar, aunque no es nada nuevo en los Gobiernos, es el uso que sea hace de los medios de comunicación que dependen del estado. La famosa puja “medios del estado” o “medios del Gobierno”.Los que pasamos por  Ciencias Sociales hemos recibido múltiples explicaciones y definiciones tanto en Derecho a la Información como en Políticas y Planificación.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Aníbal Fernández y Rodríguez Larreta: el doble rol de Jefe de Gabinete y vocero

Fue en 1994 que la reforma de la constitución creó el cargo de Jefe de Gabinete de la nación y le asignó múltiples funciones  que pueden ver aquí: http://bit.ly/9ebQ4V 
Sin embargo, lo que nos interesa es que tanto a nivel nacional, Aníbal Fernández, como en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se han transformado en los principales voceros de sus gobiernos.

Ambos, siguiendo la definición del RAE, “son las personas que hablan en nombre de otra, o de un grupo, institución, entidad, etc., llevando su voz y representación”.

Sin dudas con dos estilos totalmente distintos. Por el lado de Fernández más político y apelando a frases para titular. En cambio Rodríguez Larreta presenta un estilo más institucional dónde, en pocas ocasiones, se observa expresiones que los periodistas usen para titular. Prueba de lo primero es que en el caso de Aníbal el sitio Perfil.com ha llegado a generar la sección  Anibaladas .

Ambos son de los funcionarios con mayor presencia mediática y los dos, según dicen y/o analizan los medios, tienen intención de ser Gobernadores de la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal.

Para cerrar les dejo una de las mejores definiciones que escuché sobre los voceros. La dijo hace un tiempo Gustavo Pedace, Gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Roggio: “Ser vocero es tener una especie de “licencia 007 para hablar” .

jueves, 2 de septiembre de 2010

Carrió, Clarín y el lobby en Argentina

Esta semana, luego de que el Gobierno nacional presentará el informe sobre Papel Prensa, Elisa Carrió señaló que no le temblará la mano para defender a Clarín”.
Esa frase fue muy levantada por los medios alineados con el kirchnerismo y disparó la reacción del jefe de bloque del Frente para la Victoria en diputados, Agustín Rossi: “Cuando Carrió dice que no le va a temblar la mano para defender al Grupo Clarín, hay que avisarle que está dejando de ser diputada para empezar a ser lobbysta del Grupo que maneja Héctor Magnetto”, dijo.
Particularmente este martes salió un interesante artículo en el diario La Nación que hace referencia al lobbying . El diario destaca que fue en el marco la 2da. Conferencia Internacional de Relaciones Públicas que se hizo hace poco en Buenos Aires que se habló sobre el tema:


En los Estados Unidos, el lobbying está sujeto a las mayores regulaciones oficiales, como consecuencia de los sonados escándalos que afectaron en su momento a la imagen de la Casa Blanca y por eso la exposición de Freeman era muy esperada. La primera regulación se produjo en 1946 y fue muy tolerante; la segunda, en 1995, ajustó más las clavijas, pero no lo suficiente. La última, de 2007, es la que está en vigencia.



Tres párrafos interesantes:

1)"En los Estados Unidos, el lobbying es una suerte de advocacy o defensa de los puntos de vista empresariales en conflictos públicos".


2)“Los lobbistas pueden ser consultores, directivos de empresas registrados como tales, coaliciones, asociaciones de comercio e individuos comunes que se valen de las redes sociales para hacer oír su voz a los gobernantes. Pero rara vez se autotitulan lobbistas, sino especialistas en relaciones públicas o consultores”.


3)"Para ser realmente efectivo, el lobbying tiene que ser honesto, confiable y transparente".


Sin embargo el lobby no está permitido en la legislación Argentina. Agustín Rossi fue en esa dirección: “el lobby no está permitido en nuestra legislación” por lo que sostuvo que la líder de la Coalición Cívica "incumple con la Ley de Ética Pública, porque no puede defender intereses particulares”, dijo.


En 2006, Ron Kaufman, uno de los mayores operadores del Partido Republicano señaló que no creía necesario tener que “regular el lobby" pero aclaró que, como en todas las profesiones, era necesaria la transparencia. “Cuanto más alta esté la barra de las expectativas de transparencia, mejor estará esta profesión”, dijo.


Sin embargo, fue Néstor Kirchner quién firmó en 2003 el decreto 1172 que regula la gestión de intereses. El texto establece que “desde el presidente hasta las autoridades de organismos estatales con categoría equivalente a director general, pasando por ministros y secretarios de Estado, deben publicar en Internet un registro de audiencias de gestión de intereses (o lobby), definida como toda actividad con fines de lucro o sin ella, destinada a influir en las funciones de esos organismos”.


TRES ARTICULOS IMPORTANTES DEL 1172


ARTICULO 1º — OBJETO
La publicidad de la Gestión de Intereses en el ámbito del Poder Ejecutivo Nacional se rige por el presente Reglamento.


ARTICULO 2º — DESCRIPCION
Se entiende por Gestión de Intereses a los fines del presente, toda actividad desarrollada —en modalidad de audiencia— por personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, por sí o en representación de terceros —con o sin fines de lucro— cuyo objeto consista en influir en el ejercicio de cualquiera de las funciones y/o decisiones de los organismos, entidades, empresas, sociedades, dependencias y de todo otro ente que funcione bajo la jurisdicción del Poder Ejecutivo Nacional.


ARTICULO 4º — SUJETOS OBLIGADOS
Se encuentran obligados a registrar las Audiencias de Gestión de Intereses, los siguientes funcionarios:


a) Presidente de la Nación;
b) Vicepresidente de la Nación;
c) Jefe de Gabinete de Ministros;
d) Ministros;
e) Secretarios y Subsecretarios;
f) Interventores Federales;
g)Autoridades superiores de los organismos, entidades, empresas, sociedades, dependencias y todo otro ente que funcione bajo la jurisdicción del PODER EJECUTIVO NACIONAL;
h) Agentes públicos con función ejecutiva cuya categoría sea equivalente a Director General.