domingo, 20 de noviembre de 2011

10 años: La Nación, su representación de la crisis de 2001, glosada por políticos y periodistas

Se vienen los 10 años de una de las crisis más importantes que tuvo nuestro país. En lo personal fue complicado porque ese diciembre me quedé sin trabajo. Sin embargo unos años más tarde pude terminar la Facultad con el texto que sigue.


Aún sigo sin hacerme tiempo para conseguir editor y editorial para poder publicar este trabajo que incluye nada menos que el testimonio de varios ex presidentes, protagonistas del Gobierno y periodistas que tuvieron un momento de máximo protagonismo por el rol que jugó el Congreso de la NAción.
En este texto pueden encontrar entrevistas a:

  • Laura Serra. Periodista del diario La Nación. Acreditada en la Cámara de Diputados de la Nación. Redactora de la sección Política. Entrevista realizada el 14 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. '
  • Gustavo Ibarra. Periodista del diario La Nación. Acreditado en la Cámara de Senadores de la Nación. Redactor de la sección Política. Entrevista realizada el 15 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. 
  • Armando Vidal. Periodista del diario Clarín. Acreditado en la Cámara de Diputados la Nación. Redactor de la sección Política. Entrevista realizada el 13 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. 
  • Eduardo Tagliaferro. Periodista del diario Página 12. Acreditado en el Congreso de la Nación. Redactor de la sección Política. Entrevista realizada el 23 de noviembre de 2007 en la Capital Federal.
 
  • Ramón Puerta. Senador de la Nación. Partido Justicialista por Misiones. Presidente provisional del Senado y Presidente de la Nación. Entrevista realizada el 6 de diciembre de 2007 en la Capital Federal.
  •  Eduardo Camaño. Diputado de la Nación. Partido Justicialista por Buenos Aires. Presidente de la Cámara de Diputados y Presidente de la Nación. Entrevista realizada el 13 de noviembre de 2007 en la Capital Federal.
  • Eduardo Menem. Senador de la Nación. Partido Justicialista por La Rioja. Entrevista realizada el 12 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. 
  • Juan Pablo Baylac. Diputado de la Nación. Partido de la Alianza por la provincia de Buenos Aires. Vocero del gobierno. Entrevista realizada el 14 de noviembre de 2007 en la Capital Federal.
  • Rafael Pascual. Diputado de la Nación. Partido de la Alianza por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Presidente de la Cámara de Diputados. Entrevista realizada el 15 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. 
  • Rafael Flores. Diputado de la Nación. Partido de la Alianza por Santa Cruz. Secretario de Medio Ambiente. Entrevista realizada el 15 de noviembre de 2007 en la Capital Federal. 
También se puede acceder a más de 300 artículos periodísticos que nos sirvieron para conocer cómo fue la cobertura del momento de uno de los diarios más importantes del país y con mayor valoración por parte de los políticos. Para los entrevistados convocados para esta investigación los periódicos tuvieron menor incidencia que otros medios en lo que muchos definieron como “deformación de la imagen presidencial y debilidad del Gobierno”. 

Con respecto al diario La Nación si bien entró en conflicto con el Gobierno lo definieron como un medio serio y respetuoso de las fuentes, incluso muchos señalaron que advirtió al Gobierno de De la Rúa sobre la crisis por medio de los editoriales. 
En cambio para los entrevistados los programas televisivos de Marcelo Tinelli y Daniel Hadad fueron, por su efecto masivo para potenciar y hacer circular los mensajes, los que más contribuyeron en crear la imagen de debilidad e incapacidad del presidente y en consecuencia los que más incentivaron protestas y/o pedidos de renuncia del ex-presidente.

Consultores inventan teoría del chaleco como decálogo de crisis


A la hora de llenar páginas y Página 12 se recurre a todo. Incluso hasta inventar teorías sobre el manejo de crisis. Quienes trabajamos hace años en estos temas hemos escuchado y aplicado de todo pero que el uso del Chaleco sea parte directa del decálogo de manejo de crisis es demasiado.

El análisis de los denominados consultores K sobre el uso del Chaleco por parte del Ministro porteño Guillermo Montenegro es, por lo menos, curioso.

Según Zuleta Puceiro “tiene que ver con que cada vez que ocurre una catástrofe, se produce una situación general de desazón en la que la gente sabe bien que el Estado es responsable políticamente, pero no técnicamente. En esa zona difusa entre la responsabilidad política y la responsabilidad técnica específica funciona la comunicación de crisis”.

Luego Zuleta dice que “el uso del chaleco puede entenderse como parte de un “ritual” en el que el funcionario, que representa al Estado, demuestra que es  uno más en el medio del desastre. De ese modo, pone sobre la mesa el carácter y la capacidad de compromiso para colocarse en el lugar de la víctima”, señala. Es decir que para Zuleta un Chaleco que distingue al funcionario de la víctima lo termina igualando.

 Lo de Capurro es “más que peor” . En la misma sintonía estuvo la lectura de Doris,  que enmarcó el uso del chaleco dentro de una escuela de comunicación política de origen estadounidense, según la cual la política debe incorporar los códigos del mundo del espectáculo.

“Es una teoría que indica que para que un discurso político sea escuchado y no sufra el zapping, tiene que concebir que compite contra el rating de Tinelli y Madonna” , dice la encuestadora.

¿Qué tiene que ver la teoría de la política espectáculo con el uso del Chaleco? Capurro citando erróneamente una teoría mezcla la creación de un político apto par la tv y el rating  con el uso de un chaleco en un escenario de tragedia.

Ahora bien no descarto que se use el chaleco o el casco para generar la idea de presencia permanente y compromiso. Las citas al ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani vestido de bombero toda la semana cuando fue el atentado a las Torres Gemelas y el primer ministro italiano Silvio Berlusconi con el casco de bombero consolando a las víctimas de un temblor como ejemplos del uso de  indumentaria en la situación de crisis no son erróneos. El Berlusconi es bien ficticio porque esta con traje y gorro en plena calle fuera de la  zona de la tragedia.

Sin embargo alguien puede imaginar a un funcionario en un espacio de  catástrofe con saco y corbata. ¿Qué sería más fuera de contexto?