viernes, 17 de enero de 2014

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

El humor político puede mostrarnos un gran problema de comunicación gubernamental. Nik es un especialista del tema y esta semana fue muy claro al señalar las contradicciones en el interior del Gobierno nacional.  



Un especialista en ser breve fue  Baltasar Gracián y Morales,  escritor español del Siglo de Oro que cultivó la prosa didáctica y filosófica. Entre sus obras destaca El Criticón —alegoría de la vida humana—, que constituye una de las novelas más importantes de la literatura española, comparable por su calidad al Quijote o La Celestina.1

Formó parte de  la corriente literaria del conceptismo.  En Wikipedia se lo define como poseedor de "un estilo construido a partir de sentencias breves muy personal, denso, concentrado y polisémico, en el que domina el juego de palabras y las asociaciones ingeniosas entre estas y las ideas. El resultado es un lenguaje lacónico, lleno de aforismos y capaz de expresar una gran riqueza de significados". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios y sugerencias